Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

info@heureka-sas.com
Carrera 15 No. 91 - 30,  Piso 4º, Edificio Anfora
PBX: (571) 743 3387 · Móvil: (57 320) 371 0718
Bogotá - Colombia

La apuesta del teletrabajo

En Colombia, durante los últimos dos años, la cantidad de teletrabajadores ha crecido 26%, para un total de 39.767. Esta modalidad es una solución para elevar bajos niveles de calidad de vida.

Si usted trabaja lejos de su casa y usa el transporte público, probablemente es uno de los colombianos que pueden pasar 31 minutos al día esperando a que llegue un vehículo para movilizarse, que se demora 1,42 horas en promedio en ir y volver del punto A al punto B y que, por bien que le vaya, pasa 13 días del año, 55 en el peor de los casos, transportándose de su casa al trabajo y del trabajo a la casa. Si usted es uno de ellos, comparte una realidad con el 71% de trabajadores en Bogotá.

Eso, sin duda, impacta en la productividad de los empleados en sus empresas, causa ausentismo, retrasos, estrés y, por ende, aumento de peso y afecciones cardíacas. A eso hay que sumar los problemas que se puedan tener a nivel interpersonal por andar de mal genio debido a que el bus quedó atrapado en un trancón o porque lo empujaron o lo robaron.

Por esa razón, países como España han implementado el teletrabajo, es decir, ser productivo desde la casa. Allí, de acuerdo con Roberto Martínez, director de la Fundación Masfamilia, que promueve las certificaciones EFR (Empresa Familiarmente Responsable), 10% de los trabajadores ya están produciendo bajo esta modalidad. Lo cierto, según Martínez, es que el 60% de los trabajadores españoles quisieran trabajar desde su casa. ¿Por qué no lo hacen? Por limitaciones tecnológicas, operativas, jurídicas o económicas. “El teletrabajo tiene tasas de retorno, por tarde, de entre dos y tres años. Luego el factor económico en ningún caso puede ser una justificación para no ponerlo en marcha”.

Sin embargo, el director de Masfamilia asegura que la principal barrera es cultural. “Lo denomino el ‘efecto manada’. La manda puede estar yendo a un precipicio, pero como están yendo todos juntos hay sensación de protección. Cuando uno sale de la manada se hace vulnerable”. Es decir, como son pocas las empresas que actualmente implementan el teletrabajo, las demás pueden pensar que es arriesgado.

Trabajar desde la casa, sin embargo, tiene un impacto ambiental y en la calidad de vida de las personas. Hay menos carros en la calle, madres gestantes o lactantes ahorran esfuerzos, personas con alguna discapacidad tienen un entorno más amable para trabajar. Las empresas, por su parte, ven el retorno en la productividad y reducen costos, por ejemplo, en inversión en instalaciones y gastos diarios de mantenimiento.

En Colombia, según el informe presentado esta semana por el Ministerio TIC, la cantidad de teletrabajadores pasó de 31.553 a 39.767 entre 2012 y 2014. La meta para 2018, según el viceministro de Relaciones Laborales, Enrique Borda, es 150.000 personas. Ayer, nueve empresas, entre ellas la Agencia Nacional de Hidrocarburos, la Anspe y el Acueducto de Bogotá, se sumaron al pacto por el teletrabajo, promovido por las carteras TIC y de Trabajo. Se completan así 168 empresas vinculadas, de las cuales 52% son privadas.

 

Deja un comentario